La mamografía es un tipo especial de estudio de rayos X que se utiliza para crear imágenes detalladas de los senos. Se estima que 23 mil casos de cáncer de mama son diagnosticados cada año en México gracias a la mastografía.


La mamografía usa dosis bajas de rayos x, alto contraste, película de alta resolución y un sistema de rayos X diseñado específicamente para obtener imágenes de los senos.


La mastografía puede mostrar cambios en el seno mucho antes de que una mujer o su médico puedan sentirlos. Una vez que se descubre un bulto, la mamografía puede ser clave para evaluarlo y determinar si es canceroso. Si se detecta o confirma una anomalía mamaria, se pueden realizar pruebas adicionales de imageneología de los senos, como una ecografía o una biopsia de mama.


Una biopsia consiste en tomar una muestra (s) de tejido mamario y examinarlo con un microscopio para determinar si contiene células cancerosas. Muchas veces, la mamografía o la ecografía se utilizan para ayudar al radiólogo o al cirujano a guiar la aguja hacia el área correcta del seno durante la biopsia.


Un estudio tarda aproximadamente 15 minutos y las molestias son mínimas. Se recomienda realizarse esta prueba a todas las mujeres de 40 a 69 años de edad.


El tratamiento exitoso del cáncer de mama depende del diagnóstico precoz, es por ello que la mamografía juega un papel importante en su detección temprana. Realízate este tipo de exámenes constantemente, si deseas hacerte uno visítanos, en Clínica de Diagnósticos Pangtay S.C. te atenderemos de inmediato.